"Si un doctor, un abogado o un dentista tuviera a treinta personas o más en su oficina a la vez, todas con diferentes necesidades y algunas que no quieren estar allí y el doctor, abogado o dentista, sin ayuda, tuviera que tratarlos a todos con excelencia profesional durante diez meses, entonces podrían tener una idea de lo que es el trabajo del docente en el aula". (Kathy A. Megyeri. "Chocolate Caliente para el Alma de los Maestros")

¡Me encanta el olor a tiza por las mañanas...!


18 de junio de 2011

Nuevo método para contestar a una reclamación

Hola compañer@s, ¿Oléis ya la brisa del mar mientras tenéis una jarra helada de cervecita en la mano...? ¿No...? Ya mismo, ya mismo estamos de vacaciones (probablemente será cuando nos enteremos que el curso que viene vamos a veintitantas horas y cobramos taitantos euros menos el mes...).
Lamento mi silencio, empiezo a parecer el Guadiana... Me he levantado esta mañana con unas risas al encender la televisión (no era el telediario) y, entre exámenes, evaluaciones, lamentos, lloros, alaridos, duelos y quebrantos..., dado que estamos en esa semana, se me ha ocurrido que el motivo de mis risas podía ser extrapolado y aplicado como método para contestar a una reclamación sin base alguna... Eso sí, con una necesaria explicación de los contenidos que no figuraban en el examen, seguido de la frase "¿Has entendido algo?".
Por cierto, extrapolaba este mismo método a la hora de explicarles a algunos correctores de la paeg (y conste que por aquí pasé varias veces y sé de lo que hablo, al menos en mi asignatura) que hay que dedicar el tiempo completo, por el que se les paga, a corregir de una manera decente y digna los exámenes de nuestros pupilos, nuestro relevo generacional, que la cerveza ya se la tomarán luego.

Compaler@s, ¡Mucha energía de aquí a final de curso! (si es que los calores dan mucha flojera...)


2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...