"Si un doctor, un abogado o un dentista tuviera a treinta personas o más en su oficina a la vez, todas con diferentes necesidades y algunas que no quieren estar allí y el doctor, abogado o dentista, sin ayuda, tuviera que tratarlos a todos con excelencia profesional durante diez meses, entonces podrían tener una idea de lo que es el trabajo del docente en el aula". (Kathy A. Megyeri. "Chocolate Caliente para el Alma de los Maestros")

¡Me encanta el olor a tiza por las mañanas...!


17 de enero de 2010

Las vacaciones del profesorado



Quería compartir con vosotr@s un mail que me ha mandado un buen amigo. Recoge una respuesta muy original ante el eterno debate, que estoy seguro habéis tenido alguna vez con vuestr@s amig@s de otras profesiones, acerca de la duración de nuestras vacaciones. Os lo dejo tal cual lo recibí... Particularmente me he sentido muy identificado



Carta real de un compañero a un amigo suyo que le saco el "temita" de las vacaciones de los maestros,
¿os resulta familiar la situación o es pura ficción? Exagerada, dice....
 
ESO!!! EN ESTADO PURO, PURO, PURO...
Con cariño para que veas lo que es esta profesión.

  Esta trascripción, aunque parezca exagerada, es verídica y exacta. Esto es una clase con 1º ESO (11/12 años) un jueves a 5º hora. Sólo es un ejemplo. Los nombres de los alumnos son ficticios para que su ignorancia quede en la intimidad de la clase.
 
Yo: Bueno chicos, hoy vamos a estudiar el vocabulario de las comidas en inglés: copiad estas 5 categorías (las escribo en la pizarra) y escribís en cada columna todas las palabras que os sepáis.
Amanda: ¿En inglés?
  Yo: Sí, mejor que en Ruso, en inglés.
  Luis. Profe, ¿cuántas categorías?
  Yo: 5. Las que hay en la pizarra.
  Luis: A mi no me caben.
  Yo: Pues prueba a poner la hoja apaisada
  Luis: ¿qué significa apaisada?
  Yo: Horizontal, o sea: así (lo demuestro)
  Juan: ¿qué título ponemos?
  Yo: Prueba con “Food”, que es el que he escrito en la pizarra.
  Fran: ¿puedo hacerlo a lápiz?
  Yo: No, no puedes. Ya sabes que en el cuaderno sólo se escribe con bolígrafo.
 Jessika:¿Cómo se dice pepino?
  Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros. No el que sepa yo.
 Noel: ¿El huevo es una verdura?
  Yo: No, no es una verdura
  Federico: ¿qué título ponemos?
  Yo: Lo he dicho ya dos veces.
  Amanda: ¿Se puede poner “rechicken”?
  Yo. No, porque repollo no se dice así en inglés (risas generalizadas)
Nieves : ¿Cómo se dice calamar?
  Yo: He dicho que escribáis el vocabulario que sepáis vosotros. No el que sepa yo.
Jesús : ¿Hay que escribirlo en el cuaderno?
  Yo: Pues a no ser que quieras escribirlo en la mesa...
  Ricardo:  Profe, ¿Pero, qué hay que hacer?
  Yo: ¿Pero tú te has lavado las orejas esta mañana?
  Nieves : ¿Puedo poner zumo en la categoría de postres?
  Yo: Mejor ponlo en la de líquidos.
  Fran: ¿Puedo poner pollo en la categoría de postres?
  Yo: En este continente, no.
  ............. ......... .........
........
  10 minutos después
  Yo: bueno, ahora vamos a empezar. Levantáis la mano y vais diciendo
palabras; yo las escribo en el encerado. Empezamos con las verduras.
(Levantan la mano 10 alumnos y todos gritan a la vez distintas
verduras)
  Brócoli!
  Carrots!
  Salad!
  Pepination!
  Eggs!
  Yo: he dicho que los huevos no son una verdura. Y por favor, levantad
la mano y esperad a que yo os nombre para decir la palabra porque no
tengo 10 orejas para entenderos a todos al mismo tiempo. ¡Arturo, no le
pases notitas a María que se las leo al resto de la clase!
Arturo: ¿con cual empezamos?
  Yo: con las verduras. Empieza tú, Marisol.
  Marisol. Es que se me ha olvidado el cuaderno en casa.
  Yo: ¿Y qué llevas haciendo estos 15 minutos, criatura? A ver, hazlo tú, Pepe.
 Pepe: ¿quién, yo?
  Yo: Eres el único Pepe que hay en la clase, así que vas a ser tú..
Pepe: Orange
  Yo: La naranja me la pones en frutas, por favor.
  Juan: Profe, el otro día oí un chiste verde, ¿puedo contarlo?
  Yo: Pues aunque haya verduras de por medio, no, no puedes contarlo.
María: ¿Esto cae en el examen?
  Yo: Bueno, puede que tengáis suerte y para entonces esté recuperándome
de esta clase en un sanatorio mental, y entonces no habrá examen.
Todos: BIEEEEEN!
  ¡Y luego dicen que tenemos demasiadas vacaciones! yo os aseguro que con
cuatro de estas clases al día alguno de vosotros que tanto protestáis ya estaría pensando si tirarse al tren o al autobús de línea.

4 comentarios:

  1. Más de una de mis clases queda retratada en esta carta.

    ResponderEliminar
  2. Y más de una mía tambíen, amigo Eladio... ;)

    ResponderEliminar
  3. Así es. Es común y habitual ésto mismo, mismamente.g

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...