"Si un doctor, un abogado o un dentista tuviera a treinta personas o más en su oficina a la vez, todas con diferentes necesidades y algunas que no quieren estar allí y el doctor, abogado o dentista, sin ayuda, tuviera que tratarlos a todos con excelencia profesional durante diez meses, entonces podrían tener una idea de lo que es el trabajo del docente en el aula". (Kathy A. Megyeri. "Chocolate Caliente para el Alma de los Maestros")

¡Me encanta el olor a tiza por las mañanas...!


2 de enero de 2010

¿Cómo mato a mi profesor de Matemáticas?

A pesar de que cosas como las que quiero compartir hoy con vosotros/as son cada vez más normales, nunca dejan de sorprenderme. El propio título del blog y alguna experiencia que relaté hacen referencia a una común entre muchos chavales hoy en día... la aparición del sentimiento irrefrenable de matar a su profesor.
Los primeros síntomas suelen aparecer tras una mala nota en un examen o trabajo, y se visualizan a modo de hiperventilación, bufidos, agarrotamiento de las extremidades superiores, ensangrentamiento de ojos... síntomas que suelen desaparecer al cabo de media hora, periodo tras el cual la memoria a corto plazo de estos individuos borra los últimos hechos en concordancia con la conciencia, que prima en importancia la partida al Pro Evolution Soccer o la quedada con los amigos prevista para más tarde, a la mala nota recibida en el instituto.
Sin embargo, algunos otros están desarrollando más el duelo que el quebranto; es cuando te encuentras cosas como ésta:

Analicemos si os parece, en forma y fondo, el presente documento de un babuíno apodado "nocturno":
- A primera vista llama la atención lo siguiente: En 13 líneas el muchacho tiene 30 faltas de ortografía, algunas hirientes a la vista como "bengo", "adentro", "aser"... lo que nos da una idea del tipo de alumnado que escribió el relato.
- Dicha idea viene reforzada al leer aseveraciones el tipo "fácil el dejo una tarea que costaba 70% osea 70 puntos ". Es decir, el 70% de 10 es 70, al menos para el muchacho, que no olvidemos se queja de que el profesor ha pasado de él a la hora de corregir la tarea, precisamente, de Matemáticas.
- El fondo de la cuestión es algo que está a la orden del día: Suele haber chavales que no hacen nada en todo el trimestre, molestan, hablan, llegan tarde, son chulitos y que un buen día, deciden hacer un trabajo o estudiar para su examen. El profesor, al menos esa es mi experiencia, ya tiene una concepción predeterminada acerca de este tipo de alumno, y le cuesta bastante creer que pueda aprobar un examen (tiende a pensar que algún tipo de trampa ha hecho) o que pueda tener interés en realizar un trabajo o unas actividades.
Es lógico pensar que en el momento el profesor se sorprenda o sienta indiferencia, pero no que no corrija el trabajo. Tal duelo es consecuencia de una verdad universal: "El alumnado que no hace nada durante todo el curso y que, por alguna extraña razón, se esfuerza puntualmente a la hora de realizar un examen o trabajo, tiende a creer que por el mero hecho de haberse esforzado (entiéndase esfuerzo desde su propia concepción de la palabra esfuerzo) su examen-trabajo va a estar automáticamente aprobado a pesar de estar hecho una castaña".
El problema no es la malicia, es la ignorancia. El no saber que si no has hecho nada en todo el trimestre, difícilmente vas a conseguir algo positivo aunque te "esfuerces", porque no tienes base.
Muchos pasan de esta inopia a las actitudes violentas y vengativas. Sin ir más lejos, muchos otros que comparten estos rasgos les ofrecen soluciones como:

- d primero: ubica su casa, luego consigue una docena d huevos, dejalos reposar x unas semanas a temp. ambiente jeje hasta q se pudran.


- Segundo: llega como a las 12 a su ksa y l revientas los huevos, jeje literal y repartelos por toda la casa.
- Y en l cole, inventa q sale con la maestra mas gorda y fea, imprime volantes con ese rumor y si puedes una imagen editada de ellos 2.

Con ese rumor hasta lo pueden despedir creeme, yo lo hice jeje y m funciono...
- pon unas agujas en su haciento pero que sean chiquitas y que no finitas jajaja y cuando se siente que se las clave bien,pero bien en el cul...!!!

- mmmm primero tienes que tener la mente fria...

si el director es de confianza ponte de acuerdo con tus compañeros
y explicale lo que paso....y ENFRENTALO!!....respondele...el te puede amenzar pero el estaria cada vez agravando mas las cosas...dile que no tienes miedo...que el pierde mas que tu pk eres joven y a el lo pueden echar ....humillalo...con respeto ajajaja....cagale la cabeza....
todo con cuidado....riete cuando el este siento pesado...como que no te afecta lo que hace...
-quebrale el parabrisas rayale el carro sin que se de cuenta derramale un refresco o un yogurth en su maletin
- AVERIGUA DONDE VIVE Y CASUALMENTE AVIENTA LE UNA PIEDRA A SU PARABRISAS
- ponte una mascara y

avientalo de las escaleras XD
los maestros de mate son lo peor
no tienen sentimientos ni vida social hahaha
- Intenta robarle su lista de contactos y luego envia a sus contactos, estupideces de el, siempre funciona
-Dile en su cara: "ojalá algún día se dé cuenta de lo mal profesor que es y de lo mal que hace su trabajo."

-tirale una piedra

Aunque la peor es la que alguno aconseja: "Que una amiga diga que el profesor la ha tocado".


Llama la atención la falta de originalidad de las putadas, son las mismas de siempre...
Lo peor es la última. En estos tiempos que corren es algo que te puede hundir la vida (no hay más que ver qué pasó con el padre y la niñita que desgraciadamente se cayó del columpio). La calumnia es una mancha que no sale nunca. Otra cosa a la que estamos expuestos esos que, sobre todo en estos días, "tenemos tantas vacaciones".

4 comentarios:

  1. Joder, joder, joder... Me vas a permitir que no ponga un enlace en mi blog a esta entrada para que mis alumnos no tengan la tentación de aplicar alguna de estas técnicas conmigo.

    ResponderEliminar
  2. OH MY GOD: "ojalá algún día se dé cuenta de lo mal profesor que es y de lo mal que hace su trabajo"... Esta frase puede hacer tanto daño... pero pierde todo su sentido si sale de la boca de algún alumno que no tiene credibilidad... De todos modos, no creo que debiéramos tomarnos los comentarios de los alumnos como algo personal, ni siquiera los positivos.

    Pero es que somos humanos! ¿Y si es verdad que ese profesor de mates etiquetó al alumno y no le prestó toda la atención?

    Yo creo que cuando empiece a trabajar, seré muy positiva y no discriminaré a mis alumnos... (dime que es posible hacer eso, por favor...)

    :) Otro saludo, Inma.

    ResponderEliminar
  3. Hola amiga Inma, la verdad es que va por días. Es cierto que no siempre tienes que tomarte en serie los comentarios positivos, y casi nunca los negativos, si no son constructivos. Dentro de esta macedonia educativa, existen muy buenos chicos, con muy buenas intenciones, cuyas palabras son capaces de alegrarte un mal día. Otros son planos desde que los conoces hasta que abandonan el instituto. En el justo medio está la virtud, ni Torquemada ni el profe colega de turno. Es posible tener una relación cordial con ellos sin necesidad de dejar que hagan contigo lo que les dé la gana. Cada persona es un mundo, imagínate cada clase. Sé tú misma, irás cambiado o adaptándote conforme vayas cogiendo más experiencia... Espero verte pronto en un aula compañera

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...